Skip to content

Día 19 – Aventuras por doquier

Viajando sin prisa. Con mucha calma, disfrutando de los lugares y de la gente que voy conociendo. Ya estoy guardando multitud de sonrisas en mi mente que me hacen estar contento. Por eso, alargo mis estancias, ya que cuando uno está agusto, le cuesta más irse de los lugares, pero siempre pienso que algo nuevo está por suceder, que el día siguiente va a ser una nueva aventura y así es.

Ushuaia es una maravilla, siento que un pedazo de mi se ha quedado allí. Quizá es por la importancia del punto de partida, pero algo me hace pensar que no, que la ciudad tiene magia en sí. El Parque Nacional Tierra del Fuego es pura naturaleza viva. Conejos correteando, aves de todo tipo… Pude acampar frente a un río dos noches y es una experiencia que me hacía falta. Yo, mi tienda, mi campingas y poco más, y tan feliz. Decidí hacer una caminata hasta llegar a Chile a pie y la alegría fue brutal. Desde allí viajamos a Ushuaia en autocaravana, una pareja canadiense con los cuales había coincidido en el “Antártica Hostel” y una familia francesa, que van haciendo vida dentro de su “casa rodante” durante un año con los nanos de 7 (Lu) y 3 años (Noah), toda mi admiración. Tenía que despedirme de Samanta que tan bien se había portado conmigo, ya que gracias a ella probé el mate, los choripanes y me descubrió “el otro Ushuaia”.

Ruta hacia Chile caminando

Partimos de nuevo en la autocaravana, dormí en ella, en Tolhuin, frente a un lago y al despertar fuimos en dirección a Río Grande, donde me esperaba mi primera experiencia de www.couchsurfing.org como surfer. Por una carambola del destino me quedé con Yesica y gracias a que ella me hizo sentir como en casa, fue más que positiva mi estancia de 3 noches. Con Yesi, Fernando y Natalia descubrí muchos rincones de Río Grande (capital mundial de la trucha), y la verdad es que tiene mucha historia. Visité la estancia Maria Bety (http://www.maribety.com.ar/) con el mayor galpón de esquilar ovejas del mundo. El Cabo Domingo, desde donde lanzaban a los indios, y me asombré con el famoso río donde hay truchas a tutti.

Un viaje en camión con un “ángel” llamado Fernando, con el que fui filosofando en el camino hasta el estrecho, (a mi que no me gusta hablar..) Un camino lleno de animales a ambos lados, bellos paisajes y cruces de fronteras. Ya estaba en Chile! Decidió hacerme un regalo:

Disculpad la calidad. Con ello os presento también mi nuevo canal de YouTube:

www.youtube.com/mochiladreams  La idea es ir subiendo videos más currados, de momento son muy cortos y simples, pero ya hay 13 vídeos.

Otro camionero similar en apariencia a Papá Noel, amablemente me llevó hasta Punta Arenas y me prestó su camión mientras se iba a casa para quedarme a dormir en el, dentro de un área de servicio. Confieso que por momentos saqué el puñal de asustar porque pensé que estaban robando en el camión, pero simplemente era el fuerte viento que hacía que se moviese. Escena de película de cague total.

Ya en Punta Arenas el hostal “Al fin del mundo” ha sido como mi casa, me iba a quedar un día y han sido 6. Una bella ciudad, muy cuidada. La capital de la Patagonia, con un paseo marítimo precioso bordeando el Estrecho de Magallanes. Lo que más me dolía era el cambio de pesos argentinos a pesos chilenos, pero ya está más que solucionado, 🙂

Ayer decidí que era hora de partir después de haber recibido la visita el finde de Yesi y Marianela. Mochilas preparadas, 5 capas de ropa… y a la carretera a hacer dedo!

Ya han sido 3 oscasiones haciendo dedo y los momentos son similares. Es un rato de reflexión, de estar contigo mismo, en el que hay que estar positivo a tope (gracias a mi trabajo comercial, no me desanima el rechazo) y en el que la música ayuda 😉 David y Maca que me llenaron el Mp3, gracias! Hay que verme bailar en los arcenes, hago gestos graciosos para que la gente pare, y bueno, aunque no sea así, me saludan, me pitan o sonríen, toda muestra de apoyo es más que bien recibida en esas situaciones. Es cierto, ayer el frío (llegó a estar nevando con un sol radiante) era algo que estuvo a punto de echarme para atrás, llegué a pensar ” si a tal hora no lo he conseguido, monto mi tienda y listo” pero al momento haces frenar ese pensamiento para volver a ser positivo y pensar que alguien “te levantará” como dicen por “acá”.

Sin más dilatación, decido despedirme hasta pronto, en breves parto hacia otro Parque Nacional, a seguir retándome un poco, sin buscar mis límites por mis maltrechas rodillas que están funcionando de maravilla. Que la salud me acompañe y podré seguir mi aventura que con mucho gusto comparto con vosotros.

El otro día le decía a mi madre, que es muy bonito pensar que puedo hacer lo que quiera, cuando quiera e ir a donde quiera… Se llama libertad?

Con cariño y sin acento por el momento, MochilaDreams…

Día 1 – El comienzo de todo

ImagenTodo comenzó hace ya casi un año. El día que cumplía 3 años viviendo en Madrid, me compré “los boletos” para Ushuaia. Ciudad más al sur del mundo. Mucha gente me pregunta el porqué Ushuaia, yo suelo responder un poco filosófico, pero es real. – Cuando estás lo más abajo, sólo puedes subir -. Y esa es mi intención y mi sueño, desde abajo hasta arriba, Sudamérica es muy grande como para no conocerlo. Tengo a mi favor el idioma, mi juventud y ataduras cero. Si no hago esto ahora, ya no lo hago. Los sueños hay que cumplirlos, vivir de utopías y fantasías está bien por un tiempo, pero no por siempre. Además detrás de un sueño, viene y nace otro. Todo son peldaños. Antes estuvo Madrid. 

 

El viaje se hizo largo, casi tan largo como los rizos que tenía hasta hace poco más de una semana. Cambio drástico, radical, cabellera por delante también como toca para la ocasión más que merecida.

Muchas horas de vuelo y mucho tiempo en aeropuertos, pero ha dado de sí. Pienso que me lo he sabido montar bien (no hablo de estar aquí ahora, que también) sino, que no tengo ni tendré jet lag, y además he conocido gente interesante antes de llegar. Y todas esas personas de Rosario, ¿Habrá que descubrir que  esconden aquellas tierras?

Lo mejor que te puede pasar en un avión, es que te toque delante de una salida de emergencia o en su defecto en primera fila de uno de los pasillos. Pues eso, que he ido más ancho que he querido en el cruce del charco, eso sí, nunca más pediré zumo de naranja a una de esas azafatas bellas y sonrientes. Rojo, zumo de naranja rojo y ácido a más no poder. Me han “tangao”. Para mi que era porque he volado con Alitalia y estaban picadas por el 4-0 de la Euro.

¿Por qué en los cines y los aviones siempre hace tanto frío? ¿Por qué tiene que dolerme ahora la garganta? ¿Los comerciales de gas natural que tanto llaman a nuestras puertas no pueden hacer instalaciones en los aviones?

Bromas aparte, la llegada a Ushuaia ha sido espectacular. Sobrevolábamos montañas nevadas y aparece una bahía como carta de presentación de la ciudad al pie de dichas cumbres blancas. El avión parecía que fuera a aterrizar sobre el agua, pero no. Una única pista del aeropuerto nos esperaba en una pequeñísima península. Imagen

Bajada del avión con el consiguiente subidón, salir del aeropuerto y comenzar a nevar. Magia. Siempre he dicho que ver nevar me hace sonreír, esta vez ha sido al revés, mi sonrisa ha provocado la nieve. 

Comenzaba el reto, ir caminando desde allí hasta el hostal sin coger ningún tipo de transporte. Bien equipado contra el frío, la nieve, lluvia y viento y a dar de si las semi-botas nuevas. (Gore-Tex funciona)

Reto conseguido, tras dos horas de intensa caminata luchando contra el clima, viendo águilas, gaviotas (las reinas de la bahía que nadan como patos) y hasta un caballo sintiendo así algo más la naturaleza de lo que estoy acostumbrado, me he adentrado en la ciudad y me han fascinado sus casas bajas con tejados de múltiples colores. Una locura artísticamente hablando.

Hoy he aprendido mucho sobre el cambio de divisas, mañana debo buscar un “arbolito” (persona que cambia dinero en negro) ya que las casas de cambio y los bancos te dan mucho, pero que mucho menos. Eso sí ya me han advertido que en Ushuaia no es fácil … Veremos, con mi nueva mochila de alante (la de bachillerato a pinchado) todo es posible 😉

 

PD: Supongo que tendré que abreviar mis post y mañana intentaré cambiar la foto que la calidad deja mucho que desear, el caso es que me hacía ilusión colgarla y contar peripecias varias. 

Desde el FIN DEL MUNDO… MochilaDreams

¡Hola mundo!

Welcome to WordPress.com! This is your very first post. Click the Edit link to modify or delete it, or start a new post. If you like, use this post to tell readers why you started this blog and what you plan to do with it.

Happy blogging!